Entrevista a Elfa Vanya

“… Ahorren en perfumes, maquillaje, artículos de aseo, entretención. Hay muchas posibilidades, pero jamás de los jamases, ahorren en la calidad de la comida…”

Por Sybila

 

Nació en valle de Aconcagua a los pies de la cordillera de los Andes, un año antes del golpe militar. A temprana edad cuestiona el paradigma de vida de los habitantes de la tierra. Es parte de esta generación que venía destinada a nacer para aportar en el proceso de cambio con una crítica profunda y al hueso.

Una insaciable necesidad de conocimiento la llevó a experimentar, profundamente, procesos creativos, expresión artística, yoga, meditación, vegetarianismo, budismo tibetano y el debate sobre las religiones en tiempos donde estos temas no eran comunes.

elfa-entrevista-1Como cualquier joven ingresa a estudiar comunicación audiovisual, teatro. Trabaja prestigiosos canales de televisión, vivencia la fama y el éxito.

Sin embargo, algo no cuadraba en esas ecuaciones. Se puso de cabeza y corazón lleno a investigar. En lo personal, creo que investigadoras como ella, deberían ser consejeras del ministerio de salud o educación. Pasan sus días vivenciando e investigando. Son los terceros ojos que nos mantienen atentos.

Desde el año 2004 realiza actividades artístico-educativas a lo largo del país, replicando la experiencia en Colombia y México.

Nos enseña que los ciclos de la vida que en nuestra memoria son apenas un destello, gestación, parto, crianza, niñez, juventud, madurez, adultez, ancianidad, muerte son etapas incomprendidas y con una gran desviación en su entendimiento. Vivencias que necesitan con urgencia ser corregidas para vivir con alegría y plenitud.

Posee conocimiento en paisajismo, huertas y arquitectura orgánica, realizada en el jardín de Lilmachi – el Templo de la Visión, en el valle de Kankan, Chile.

El jardín de Lilmachi cuenta con un laboratorio audiovisual (Nooslabs), un salón de meditación y enseñanzas (Dharmasala), domos de meditación, una sala de consulta en asesoría y terapia, un inipee de temazcal, espacios verdes y florales de expansión, un huerto orgánico, un vivero natural y la tienda de Mercado Consciente.

Fue una de las pioneras de los llamados Círculos de Mujeres; parió a sus tres hijos de forma natural. Es la autora del “El Libro de la Mujer Consciente”, y “Cocina y Consciencia”, seminarios “El arte de saber vivir”. Define que su objetivo principal es “eliminar miedos y derrumbar mitos” que plagan la sociedad e impiden a la naturaleza humana seguir su curso natural hacia una vida más simple, alegre y sana.

¿Cuéntanos de la experiencia de saltar desde la actuación a vivenciar este proceso holístico, dejar una carrera exitosa y vivir en México? Imagino que fue intenso.

Sí, estudié actuación en un tiempo donde no había la oferta de estudios artísticos que existe hoy en día. Quería decir cosas que removieran a una sociedad miedosa, estancada, dormida. Pero el medio no estaba en eso. Se actuaba sólo por entretener, cosa que no me era atractiva ni inspiradora. Mientras trabajé en TV aproveché de viajar pues ganaba suficiente dinero y mi primer viaje fue a México.

Algo muy profundo despertó en mí en Montealbán; un centro prehispánico zapoteca que me regaló un tipo de atención muy clara Y fijó mi voluntad en seguir conociendo esas tierras. Al año siguiente volví e incluí en mi viaje el sur, el Caribe, las montañas mayas y Guatemala. Cuando regresé a Chile nada tenía sentido; sin pensarlo vendí todo. Tomé mis ahorros, dos maletas y me fui a vivir a Chiapas.

Estuve 5 años viviendo en la frontera entre el cosmopolita mundo de San Cristóbal de las Casas y el mundo indígena maya, en un templo viviente, a las faldas de una montaña sagrada de bosques autóctonos. Ahí estudié culturas ancestrales, arquitectura orgánica, huertas (permacultura), paisajismo, temazcales y se me educó profundamente en la consciencia maya-zapatista, en una mirada lógica, sana y atenta para analizar la política internacional, algo que agradezco enormemente en estos días.

Aprendí muchas cosas, desde cortar leña con hacha, hacer mermeladas, muñecas, chocolate, prender fuego bajo una lluvia, relacionarme con los indígenas, usar el copal, hasta dar clases de yoga a extranjeros en dos idiomas al mismo tiempo y cruzar las fronteras sin papeles, haciéndome invisible.

Si, fue una experiencia muy intensa. La sensación es que estuve más de 10 años allá.

elfa¿Hubo algún hecho específico en tu vida que te llevo a dar este salto? Antes de ello te relacionabas con comunidades holísticas?

Nunca he tenido una relación con ningún tipo de comunidades. He observado su desarrollo, he conocido gente que participa de ellas, pero no son de mi interés. Más bien yo enseño otro tipo de desarrollos que pueden potenciar la vivencia de quienes experimentan ese tipo de vida como también quienes viven de manera tradicional en ciudades o quienes viven en la naturaleza con su familia o en grupos de familias.

En México no participé de ninguna comunidad, estuve en una casa-templo particular de una familia especial, que me abrió las puertas de su hogar, conocimientos y sabidurías. Formé parte de esa familia por 5 años.

Creo firmemente que lo “holístico” es un concepto que debe aplicarse en el seno de los hogares del mundo y veo que eso es lo que está sucediendo en estos días, cada vez más mujeres se abren a los conocimientos ancestrales que el género femenino tenía integrado en su naturaleza pero que se terminó por perder con la inquisición.

Eres una verdadera investigadora de la cocina. Me interesa el profundo trabajo que has realizado con la mujer. La industria nos envenena con el azúcar la sal y los químicos excesivos. Percibo que eres más experta en esta materia. ¿Qué tan grave es la situación para nosotras; sobre todo por los procesos hormonales de descompensación?

Experta en la cocina no soy. Si conozco, en profundidad, la naturaleza inteligente del ser humano, sus dones y potenciales.

Por experiencia propia tuve que investigar, experimentar y probar muchos tipos de alimentaciones diferentes. Lo que terminó por sorprenderme, es la tremenda ignorancia sobre nosotros mismos en la que hemos estado viviendo.

En Chiapas adquirí, como te decía, un ojo muy despierto que ve al sistema moderno desnudo en su vulgaridad y desnaturalización.

Veo desde hace mucho tiempo el macabro desarrollo industrial alimenticio basado en el engaño y su tremenda influencia en la calidad de vida de la gente.

Digamos que mi “experticia” es acabar con los mitos y el miedo que les quitan a las personas su vitalidad, su salud, su libertad, su alegría y la confianza en ellos mismos.

Sobre este tema que me preguntas hay mucho que decir. Sí hay un desequilibrio hormonal tremendo, cuerpos hinchados, órganos inflamados, mentes saturadas…y eso es lo común. Es un tema muy profundo para desarrollar pues no sólo de la alimentación se trata.

¿Existen las dietas positivas o son otro producto más del mercado y la industria cultural sobre lo Light?

Hay demasiados mitos sobre esto. Los nutricionistas necesitan, con urgencia, una actualización profunda en sus conocimientos. De hecho, la plataforma sobre la que se basa su profesión tendría que ser cambiada, pues en su mayoría está errada. Es planteada desde el conocimiento de la medicina moderna, de la historia mal contada. Insisto, el ser humano de hoy es el heredero directo del proceso inquisitivo y su resultado: la ignorancia.

No te voy a hablar de lo light ni las dietas pues ni siquiera he puesto un ápice de atención a ese mercado o rubro, no les creo nada. Sé que no saben. Pero para que la gente me empiece a comprender hagan este ejercicio: vayan al supermercado y busquen en las etiquetas de las cosas light los ingredientes que están resaltados en negritas o mayúsculas, esos son venenos prohibidos en Europa, Estados Unidos y otros países. Aquí se permiten, pero con la absurda condición de que se resalten en las etiquetas, pero ¿nos informaron eso?

La sucralosa está resaltada, es veneno, y en la televisión la presentan a la par con la stevia que es maravillosa. La industria de lo light y de las dietas nutricionales son de una falsedad muy peligrosa.

Volver al origen

mujer consciente¿Cómo te ha ido con tu libro de la Mujer Consciente?

Me ha ido bien. Se me está agotando la segunda edición y los comentarios que recibo a diario son muy positivos. Ha sido todo un desafío escribir, editar y distribuir de forma independiente un libro que no es tan fácil de vender, por su alto contenido de consciencia, que incomoda a mucha gente, porque te despierta y explica que necesitas cambiar muchas cosas en tu vida.

Los agradecimientos que recibo me nutren y animan a seguir escribiendo.

Hace muchos años invité a la creación o re-creación de los círculos o encuentros de mujeres, eso ahora ya se masificó y se están realizando en muchas partes del mundo. Siento que parte de mi trabajo en ese tema ya está logrado, como también se difundió el conocimiento que abrí desde México con el tema de la menstruación consciente, el uso del oráculo como orientador terapéutico y el parto natural. Me parece maravilloso que esos espacios sean cotidianos y parte integral de una cultura que se está sanando.

Realizo talleres expositivos, encuentros con mujeres en mi jardín, presentaciones y sesiones personales, que son mi fuerte, donde ayudo de forma personal e íntima a las mujeres a encontrar lo mejor de sí mismas; a tener claridad en sus relaciones, a madurar como parejas y madres, a tener confianza en su propia naturaleza.

¿Tuviste apoyo editorial para tu libro como fue ese proceso? Me gustaría conocer quiénes fueron tus referentes y tus inspiradores si los tienes?

El libro es totalmente auto gestionado. La ayuda y el apoyo lo recibimos de amigos y parientes para lanzar Noósfera Editores (www.noosferaeditores.com) y nuestras publicaciones.
Mis referentes, bueno, hay muchas personas que fueron inspirando mi vida y mis reflexiones. En 1999 leí a Bárbara Han Clow y Bárbara Marciniak y de ellas obtuve mucha iluminación como mujer. Don Juan y doña Florinda a través de los escritos de Carlos Castaneda han sido grandes maestros. Domingo Martínez Paredes, filólogo, filósofo, gran pensador maya.

Pero por sobre todo, el concepto de la Mujer Consciente no sería una realidad sin la maestría de Claudio Arenas Vergara (www.claudioarenas.com) , el padre de mis hijos. Su profundo conocimiento sobre el Tiempo como Consciencia, los procesos mentales del ser humano, la inteligencia emocional y las relaciones maduras me dio el conocimiento y la claridad que se expresan en mi libro. Mujer Consciente no existiría sin él, de eso estoy muy agradecida.

Una crítica que he escuchado recurrentemente; es que todo lo orgánico es más caro; que no hay tiempo, que para llevar una vida así hay que tener dinero. Creo que igual está asociado a un tema muy sociológico y sobre todo de la formación de hábitos, lo que no es fácil. ¿Qué opinas de ello?

Es un tema urgente de cambiar. Se puede ahorrar dinero en la ropa, en la tecnología, en combustible, en muchas cosas pero jamás en comida. La alimentación debe ser donde se enfoca la economía familiar.

No se puede ahorrar dinero a costa de la salud.

Sí, lo orgánico lo sentimos más caro, ahora, que estamos mal acostumbrados a consumir cualquier porquería barata hecha por máquinas, con pesticidas, tóxicos, mano de obra barata, esclavizante y sin cariño. Pero no se puede seguir pagando tan barato a quienes pasan sus vidas agachados sembrando y cosechando papas mientras despilfarramos nuestro dinero parea beneficiar a quienes distribuyen los productos que otros manufacturan, fomentando así la miseria y la esclavitud.

Queremos cambios en el mundo pero esos cambios parten por poner consciencia en las cosas más fundamentales y simples.

Todos debemos recibir buen dinero, una digna remuneración por nuestro trabajo que nos permita, no sólo comer y tener lo básico, sino también tener una buena calidad de tiempo con nuestros seres queridos, vacaciones y descanso, una vida alegre y sana. Eso no se consigue pagando barato el alimento en los que otros trabajan arduamente para disposición de los demás. Me avergüenza pagar 100 pesos el kilo de limón, porque por experiencia, sé lo que significa cuidar de los árboles y cosechar la fruta.

Ahorren en electricidad, apaguen la tele, no usen cable, tanto celular y tan aparatosos computadores. Ahorren en ropa, no anden a la moda pagando 50 mil pesos por un par de zapatos, teniendo dos autos en casa, pagando por cigarrillos, drogas y alcohol en exceso. No compren comida chatarra, ni bebidas de fantasía, ahorren en perfumes, maquillaje, artículos de aseo, entretención. Hay muchas posibilidades, pero jamás de los jamases, ahorren en la calidad de la comida. Sin buen alimento no hay buena vida. El alimento es nuestra medicina diaria, tiene que ser sana, fresca, de calidad.

¿Qué tipo de soya debemos consumir se dice que toda es transgénica?

Simple, la orgánica, para eso recomiendo buscar en Google “venta soya orgánica… (Tu barrio y ciudad)” y ponerte en contacto con ellos. Ya hay soya orgánica, es necesario apoyar a quienes están produciéndola.

¿Cómo te imaginas Chile en 10 años más?

Te voy a decir lo que me imagino para un año más…desde Noviembre el Chile que vive con su mente en el pasado va a quedar sorprendido.

Nos imagino saliendo a la calle, conociendo a los vecinos, creando cooperativas, armando asambleas, organizándonos para crear un sistema nuevo. Nos veo creando la asamblea constituyente que nos llevará a un país con gente de verdad, humana, sencilla.

Veo riqueza, abundancia bien distribuida, veo gobernantes como Marcel Claude a semejanza del subcomandante Marcos, de Evo Morales, de Rafael Correa, escuchando a la gente antes de dar cualquier paso, representando el pensar y sentir de la mayoría.

Veo el auge de la naturaleza y la minimización de las ciudades. Veo años de muchos cambios, de ajustes, de muerte de mitos, de viejos miedos, de viejas formas…y a la gente joven creando un mundo que se encamina hacia lo que he soñado toda mi vida, un mundo realista, humano, generoso, con sana lógica, simple, comunitario, muy verde, muy frutal y floral, alegre y pacífico.

Contacto: Elfa Vanya

http://www.elfavanya.com

Ambos libros los encuentran en http://www.mercadoconsciente.com

Sesiones y consultas personales: http://www.elfavanya.com/sesiones.html

Próximos eventos: http://www.elfavanya.com/eventos.html

Libros para la mujer consciente: http://www.mujerconsciente.com/

Escucha su programa “El Caldero de la Consciencia”, cada Jueves por http://www.radionoosfera.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s