Entrevista con Ximena Vera:

“Existen grupos feministas extremos, donde las mujeres que los forman; han adoptado actitudes muy masculinas y generalmente odian y desprecian a a los hombres. Creo que esos grupos hacen más daño que bien a las mujeres. Pero el feminismo, bien llevado, ha sido y es un gran aporte…”

Ximena Vera Teototoltzin, Madre, terapeuta, amiga, abuela; revolucionaria del amor. Nació en Chile, vivió en la India y entreno  yoga, meditación y canto sagrado. Vive en una constante entre Chile y México. Especialista en las tradiciones nativas de Norteamérica, particularmente las de la cultura Lakota y Azteca. Activa participante de la espiral y el movimiento de la Diosa, es Sacerdotisa y Guardiana de la Arboleda de las Hijas de Gaia. Licenciada en Literatura y Pedagogía por la Universidad Católica de Chile y arte-educadora. Cada verano trabaja en Chile con la Universidad de Harvard, en un proyecto de escuela de verano para niños en situaciones de vulnerabilidad. Portadora del Fuego Sagrado y el Sagrado Sahumador. Siente que debe enseñar con una pedagogía alternativa; en donde el pulso del corazón guía con su intuición de Sacerdotisa y Mujer Medicina.

Por Sybila Oráculo
http://www.sybilaoraculo.com

¿Este camino comenzó desde pequeña o algún hecho gatillo la decisión de formar parte del porcentaje de personas que no quiere más con esta manera y este sistema, o fue sólo el sentido común de tu espíritu?

Siempre tuve una inclinación mística y rebelde. De adolescente mi madre me mandaba a la iglesia en el mes de María a llevarle flores a la virgen. Juntas recogíamos las mejores rosas del jardín y en el momento de acercarme al altar en medio de cánticos para dejar las rosas, yo entraba en estado de éxtasis. Muchos años más tarde me daría cuenta que ese ritual que hacía con mi madre tenía que ver con una relación íntima y espiritual con la Diosa, la Gran Energía Femenina. No había otras opciones místicas entonces, pero yo ya vivía mis experiencias espirituales de esa manera.
Crecí en un ambiente natural, corriendo por los cerros y barrancos, en la precordillera chilena, bañándome en los ríos; esa profunda conexión también marcó mucho mi vida. Siempre he estado buscando esos lugares para vivir, y las formas naturales de caminar por la vida. Luego a los 15 años, me di cuenta de la desigualdad social y me torné rebelde y revolucionaria contra el sistema, trabajando para ayudar a los pobres en medio una mística de tipo político-social.

¿Quiénes fueron tus referentes?

Me decepcionò de la revolución y de los movimientos de izquierda al ver el escaso valor humano de muchos revolucionarios en Chile y Nicaragua, y al darme cuenta que no responden a las preguntas más profundas de mí ser.
En los años 80 conozco a un guru de la Gran Fraternidad Universal de México, en Costa Rica, y él responde a esas preguntas a través de la ciencia del yoga. A los pocos días conozco a una monja yoguini austriaca que pertenece a una orden espiritual de la India y me vuelvo su discípula. Al cabo de una año me voy a la India a entrenarme en las ciencias del yoga y la meditación. Allí permanezco dos años; de vuelta de ese viaje comienzan muchas otras búsquedas y aprendizajes en el camino espiritual y de crecimiento humano que siguen hasta el día de hoy.

¿Para ti, cuál es la diferencia entre feminismo y feminidad sagrada?

El feminismo es un movimiento que surge como una defensa de grupos de mujeres ante los maltratos y desigualdad que sufre el género femenino por parte de una cultura patriarcal de dominación. El feminismo ha sido un gran aporte para el despertar de la mujer y para ayudarle a rescatar su poder en sí misma y exigir un rol de igualdad de derechos dentro de la sociedad. Ha sido también una llave para que la mujer se encamine a buscar su femenino sagrado. Existen grupos feministas extremos; donde las mujeres que los forman han adoptado actitudes muy masculinas y generalmente odian y desprecian a a los hombres. Creo que esos grupos hacen más daño que bien a las mujeres. Pero el feminismo bien llevado ha sido y es un gran aporte.
La feminidad, como la vida misma, es sagrada en sí. Es el impulso que están teniendo las mujeres del momento por conocer y valorar su verdadera naturaleza femenina. Ha habido y siguen existiendo muchas investigaciones sobre las antiguas sociedades matrísticas y su sentido de colaboración entre toda la comunidad humana, sociedades donde el arquetipo de la madre nutridora y amorosa era muy importante y también el conocimiento de la mujer sobre su propia valía y talentos.
La mujer está redescubriendo qué es ser mujer y cómo manejar su cuerpo y sus ciclos naturales para obtener mayor salud y para empoderarse desde su propio ser. También han surgido muchos círculos y hermandades femeninas donde las mujeres se reúnen para reafirmar todo esto y apoyarse entre sí.
Estos movimientos son antiguos; sólo que en Chile apenas están tomando fuerza. Dichos movimientos surgen en las comunas hippies de los años setenta en USA y en Europa se despiertan las cofradías de mujeres que conectan con la Antigua Cultura de la Diosa, celebrando los rituales de cambio de ciclo y aprendiendo a cómo llevar los propios ciclos femeninos. Desde ahí pasan a América Latina, donde son nutridos por los conocimientos de las Antiguas Culturas Nativas. Y en eso estamos ahora.

1444364044

¿Qué puedes comentarnos sobre tu entrenamiento chamánico latinoamericano?

No me gusta usar la palabra chamán; pues ha sido muy manoseada por el mercantilismo New Age, yo soy ceremoniante y practicante de los caminos espirituales de las culturas nativas de América pero jamás chamana. Shaman, cómo ya sabemos es un término acuñado por la New Age y viene de Siberia, significa “médico brujo”, y hay que respetar a los originales que hacen ese trabajo.
El camino espiritual de las culturas de Nativo América es un camino que tiene que ver con la conexión profunda con la Madre Tierra, los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego; y con los cuatro mundos: mineral, vegetal, animal y humano. Todos profundamente entrelazados en una red de vida, llamada “ahomytakyaseoyasin” por la cultura lakota, “todas mis relaciones”, de ahí el aho que se repite en muchas ceremonias. Somos parte de ese gran todo que es la vida y nos debemos un respeto y amor mutuo entre todas las especies. Al mismo tiempo estamos conectados al Kosmos: somos una nave espacial que va viajando dentro de una galaxia junto a muchas otras naves. Las culturas nativas nos han enseñado a dejar de ser antropocéntricos, a reconectarnos con la Madre Tierra y a reverenciar toda manifestación de vida, no sólo la humana. También nos han compartido las celebraciones de los cambios de ciclo, cuatro estaciones y fiestas especiales que tienen que ver con los movimientos estelares, en base a ello han generado hermosas cosmogonías que nos ayudan a conservar la salud y la felicidad, así como la sabiduría y el verdadero sentido de la vida.
Máximas: respeta, cuida, ama y reverencia a todas por igual: plantas, mundo verde, animales, minerales, seres humanos, todo, celebra los ciclos y cambios de estaciones, como lunares para equilibrarte con la energía de la naturaleza y el cosmos del cual formas parte, quítate más los zapatos y toca la tierra con la planta de tus pies, canta y danza frente al fuego, sonríe y da las gracias por el sólo hecho de existir.

Me gustaría que me contaras más sobre tu experiencia en México.

México es una Tierra mágica donde he sembrado raíces, ahí tengo 4 hijas, 3 nietas y una amplia comunidad de amigas y hermanas con los cuales comparto mi vida y mi camino espiritual. Ahí me empapé de la cultura mexica donde me convertí en danzante azteca; eso me llevó a conocer a muchas sabias de la cultura náhuatl y a aprender toda esa maravilla, su manera de concebir el arte y el espíritu, sus súper elaboradas deidades y mundos, el tonalamatl o piedra del sol (conocido como calendario azteca), gran computadora cósmica que eternamente nos cuenta los ciclos de los tiempos y sobre todo su gran corazón, fuerza y alegría.
Las hermanas de la danza son seres maravillosas, unidas por clanes y familias de guerreras espirituales amorosas y apasionadas en lo que hacen, ah y sobre todo, muy emplumados, parte de su ritual es la magnificencia de su vestimenta.
También en México tengo contactos con la cultura lakota ya que cada año asistimos a la danza del sol donde vienen abuelas lakotas a guiarnos en esa bella ceremonia anual donde nos volvemos a encontrar en un ambiente de alegría y reverencia espiritual para dar las gracias por la vida y pedir las bendiciones del Gran Espíritu.
México lindo es un país de colores y de calor humano, donde aún se conserva el amor por lo antiguo en la manera de vivir.

Energía Femenina:

Tus talleres están enfocados en los ciclos de la luna. ¿Qué detectas, a modo general, que la mujer latinoamericana tiene más herido?

Doy muchos talleres, no todos están enfocados en la luna, trabajo en muchas áreas, pero en los enfocados en la Energía Femenina lo que detecto es la desconexión con su propia esencia femenina y empoderarse desde ahí, pero esto se debe a una falta de conocimiento. Para empoderarse necesitan primero estudiarse, conocer su verdadera naturaleza, sus ciclos biológicos y lunares, comprender donde están dañadas, reconocer y aceptar sus potencialidades y comenzar a desarrollarlas. Varía según el país, en Chile hay extremos, desde las mujeres maltratadas, con las que he trabajado, que primero deben sanar los patrones de conducta social y genética que las llevaron ahí y luego recibir el conocimiento y las herramientas que las ayudarán a empoderarse para poder cambiar su vida. Por otro lado, a las mujeres de nivel socioeconómico más alto; las veo un poco encadenadas a la norma social, al deber ser, y muy enfocadas en su apariencia más que en su esencia, pero también he conectado a muchas mujeres de clase media despertando y desarrollando su feminidad de una manera muy bella y empoderada, de hecho en Chile hay cientos de círculos de mujeres y cada vez surgen más.

¿Qué ley sobre los derechos de las mujeres te gustaría ver concretizada en el congreso?

La ley de protección contra la violencia machista y un día al mes de liberación para poder vivir la menstruación, en México existe esa ley pero no se aplica. Mejorar el servicio de los profesionales en el área de mujeres víctimas de violencia familiar, entregarle más herramientas concretas.

¿Qué gran tarea te queda por realizar?

Seguir dando mis talleres, escribir mi experiencia, dejar ese legado para las futuras generaciones, seguir viajando para compartir mi aprendizaje, hacer arte, seguir cumpliendo con la gran tarea de vivir y ser creativa hasta el último suspiro y más allá.

Puedes comentarnos sobre tu sistema de vida en el sentido de cómo lo integras a tu familia. ¿Aceptan todos tus seres queridos, esta manera de vivir…?

Ha sido un largo camino, al principio muy difícil e incomprendido, pasé por muy duras pruebas, pero al paso de los años finalmente construí mi propio camino y mi sistema de vida que es mucho el de una peregrina del Espíritu, viajo mucho, mis hijos en México se han adaptado a mi forma de vida y ahora estoy en Chile cuidando a mi anciano padre quien también comprende y acepta mis creencias y forma de moverme por el mundo.

¿Cómo te imaginas Chile en 10 años más?

Más que imaginármelo; lo visualizo en un momento de despertar más amplio y concreto donde la gente se unirá para manifestar cosas concretas en el ámbito del buen vivir; manifestando la visión de una sociedad más amorosa y cooperativa, menos individualista, equilibrada y justa, con un sistema educativo más enfocado en el desarrollo humano y con más posibilidades económicas y sociales para todas y no sòlo para unas pocas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s