Reiki:

sybilareiki

 

 

Presentación:

Ciertamente para profundizar en todo lo que la enseñanza bioenergética contiene; conviene realizar  un camino profundo de técnica y amor en una simbiosis que además incluye una profunda dedicación al oficio.

Dentro de este gran Cosmos llamado Bioenergética, se encuentra un portal increíble que ha sido entregado por lo que se conoce maestros de luz; destinado a ser una de las llaves de la humanidad para procesar y acceder a la sanación en la era acuariana.

Te invito a vivenciarlo. Reiki es sólo amor, sólo luz. Una simbiosis increíble y potente.

Las sesiones con sybila Médium, incluyen pases angélicos, aromaterapia y sahumación de limpieza con Salvia, preparada por mí. No dejes de amarte porque ahora es cuando. Mis sesiones son una combinación de la Técnica.

Reiki es un sistema utilizado para trabajar con imposición de manos, “canalizando” energía desde el campo energético Universal. Es un sistema más bien intuitivo.

Sin embargo, desde el año 2000 REIKI ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una terapia complementaria de sanación y se emplea en algunos de los mejores hospitales del mundo con gran éxito, ya que los pacientes que reciben tratamiento Reiki mejoran con más rapidez que aquellos que no lo reciben.

Se dice que fue canalizado por Mikao Usui a finales del siglo XIX.Otros señalan que él lo inventó. Pero fuentes de investigaciones señalan que en el fondo Usui fue una especie de  Jodorowsky del Reiki. Lo rescató, y sistematizó. Pero no lo inventó. En nuestras escuelas espiritas aprendemos que el primer reikista mediático y difusor fue Cristo, el Nazareno. Usui siempre deseó comprender cómo es que Cristo usaba esta imposición de manos.

 “…Usui Sensei, fue el fundador de Usui Reiki Ryoho (abreviado: Usui Reiki o Reiki de Usui), método japonés para trabajar con la energía Reiki para la mejoría del cuerpo y la mente (nombre completo: Shinshin Kaizen Usui Reiki Ryoho). Usui Sensei, no inventó el “Reiki”, entendiendo que ya era un concepto utilizado en Japón que designa “la energía más elevada del universo” (saber más), e incluso su carácter japonés (en escritura kanji antigua) ya se encuentra en antiguos tratados de medicina China (pues la escritura kanji antigua japonesa, adquiere caracteres de los ideogramas de china), es decir, no solo el concepto de Reiki aparece en Japón, sino también en China; con esto, nos permite ver la enorme relación de visiones y conceptos en el mágico Oriente… o quizás la increíble sabiduría universal que envuelve todo…” fuente: https://reikifluye.com/category/reconocimiento-del-reiki/

 El tratamiento de Reiki ayuda gradualmente a restaurar el balance del campo bioenergético, de esta manera aliviando los síntomas físicos, mentales y emocionales causados por condicionamientos perjudiciales, situaciones dificultosas y emociones conflictivas.

Siendo que el Reiki trabaja a nivel energético físico, la reincidencia por parte del consultante en los antiguos patrones perjudiciales resultará en la nueva formación del mismo síntoma, u otro síntoma de características relacionadas. Por tanto decimos de Reiki, que es un proceso. Debes ser sistematico y cada vez empoderarte más con Reiki. Pero de hecho es una práctica que te lleva a replantearte tus hábitos y cuidar tu vida.

Reiki es además un sistema, un protocolo, una herramienta consistente en distintas posturas de manos, utilización de símbolos y mantras para aplicar en forma dirigida la Energía Universal. Por eso se dice que es un método.

Función del reikista:

La función del reikista es la de ser un mero canal para la intervención del Ser, que asiste a la persona aquejada de la manera en la que ésta más lo necesita, generalmente proveyendo el balance corporal que llevará a la fortaleza y claridad para lidiar con las causas originales de los problemas, mientras se alivia temporalmente el síntoma físico o emocional, o se previene la formación del mismo al corregirlo en el campo bioenergético antes de su manifestación.

Con la suficiente práctica en el trabajo con la energía, pueden desarrollarse métodos de orientación que también ayudarán al consultante a corregir las causas originales del desbalance. En última instancia, la sanación verdadera de dicho síntoma dependerá enteramente del consultante, y el rol del terapeuta se relega a una mera asistencia, guía y contención a lo largo del proceso. Por ello es que luego de la práctica abriendo portales tenemos una charla de conversación sanadora que no es juzgadora si no que hablamos sobre cómo es que nuestras emociones nos hablan, para decodificar mensajes.

Sin embargo un terapeuta NO puede influenciar, ni aleccionar, ni señalar lo que una persona debe hacer. Usando el albedrío  y la responsabilidad que corresponde; cada persona es la única que puede recorrer el camino indicado y hallar las respuestas para sus propios interrogantes, para encontrar su luz.

 

Historia:

“A finales del siglo XIX, el Dr. Mikao Usui, que en ese momento dirigía la pequeña universidad cristiana de Doshisha, en Kyoto, experimentó una crisis de fe cuando uno de sus estudiantes cuestionó su ciega devoción frente a los relatos de las sanaciones de Jesús en la Biblia. Conmovido por la interrogante, dimitió a su cargo con el objetivo de dedicarse a la búsqueda de una respuesta.

Durante largo tiempo estudió e investigó por diferentes medios académicos sin lograr hallar una respuesta, pero encontró indicios de que Buda había realizado hazañas similares. Llevado por esta pista, volvió a su patria y comenzó a visitar templos budistas, pero las fuentes de información que encontró no se hallaban traducidas al japonés. Luego de varios años de estudiar los idiomas chino y sánscrito, investigando encontró unos manuscritos en la biblioteca de un monasterio zen. En ellos, un discípulo anónimo de Gautama Buda relataba con detalle qué métodos, símbolos y fórmulas había empleado aquel en sus curaciones, y la forma de transmitir esas facultades a otras personas.

Llevado por el deseo de experimentar en carne propia la habilidad de realizar la imposición de manos, se retiró a un monte sagrado a meditar y ayunar, confiando en que Dios le revelaría los secretos prácticos de la fuerza curativa que sólo conocía en la teoría. Luego de veintiún días de retiro, un haz de luz descendió del cielo y lo llenó de fuerza y vigor. La debilidad y rigidez de los días de meditación desaparecieron. Puedo visualizar claramente los símbolos que había encontrado en el viejo texto, que se quedaron grabados en su memoria.

En su regreso, tuvo varias oportunidades de poner las habilidades curativas en práctica. Luego de probar exitosamente las técnicas adquiridas, comenzó a tratar gente de la calle, en estado de pobreza, indigencia o incapacidad física que le impedía conseguir un trabajo. Pero luego de pasado un tiempo no pudo evitar notar que muchas de las personas sanadas volvían a asumir un estado penoso luego de cierto tiempo, mendigando y viviendo en las calles a pesar de tener los medios de conseguir un trabajo digno para subsistir.

Mikao Usui cayó en la cuenta de que el rol que cumplía la persona en su propio proceso curativo era fundamental, por lo cual tomó la decisión de implementar dos reglas básicas:

 

1-       Sólo tratar a personas que deseaban y decidían ser tratadas.

 

2-       Debía existir un intercambio energético por parte de la persona que recibía la terapia.

 

El intercambio energético podía involucrar bienes materiales, favores, o la mera intención de la persona de trabajar para su propio bienestar. Esto demostraba un grado de compromiso por parte de la persona asistida.

Mikao Usui notó otro factor en el proceso curativo. Muchas personas volvían a generar los síntomas sanados, manteniendo conductas y actitudes poco beneficiosas para una correcta calidad de vida. Eventualmente llegó a la conclusión de que existía una relación entre las enfermedades y los procesos de aprendizaje, el significado de la salud física, de asumir la responsabilidad del propio estado, la gratitud y las leyes de los intercambios energéticos.

Resumió didácticamente, sus conclusiones en los siguientes principios básicos del Reiki. Los principios básicos dan una pauta de la conducta general apropiada para un sano proceso evolutivo y desarrollo personal, debiendo ser aplicada para su bienestar tanto por los pacientes como por los terapeutas.

 

Los 5 principios del Reiki:

1- Precisamente hoy no te enojes.

2- Precisamente hoy no te preocupes.

3- Trabaja con honradez.

4- Se amable con quienes te rodean.

5- Agradece los abundantes dones.

Realizo Iniciaciòn Reiki y clases de Bioenergìa para quienes deseen profundizar.

 

reiki20